AEROGRAFIA.

Conocer las necesidades del cliente...

 

 

Quiero pensar que quien ha seguido atentamente nuestras anteriores dos notas, ya sabrá distinguir las diferencias entre un aerógrafo de simple acción  (acción simple ó sencilla) a un aerógrafo de doble acción independiente… siendo estos últimos los que sabemos mucho mas versátiles y con posibilidades técnicas a la hora de trabajar.

Bien…. ¿deberíamos conocer además cual de todos los de doble acción independiente que nos ofrece nuestro proveedor ó importador es el adecuado para tal ó cual cliente…?
Sería muy beneficioso para éste, y con más razón aún si no es muy conocedor del tema; que seamos nosotros quien mejor aconsejemos al comprador para evitarle futuras frustraciones y desconfianza a nuestra opinión… sobre todo teniendo en cuenta que ha elegido a nuestro comercio para proveerse de su herramienta y hacer un gasto “considerable”.

No siempre el aerógrafo mas caro y completo  será el ideal que debamos ofrecer… muchas veces es mejor resignar una mayor ganancia inmediata al hecho de aconsejar mal y que nuestro cliente sienta haber gastado mucho dinero en una herramienta que no se adapta a su trabajo.

Permítanme aplicar aquí un concepto básico del “arte de las ventas”… que dice:

 

“Sólo hemos hecho una buena venta si nuestro cliente siente que ha hecho una buena compra”

 

 

 

Conocer las necesidades.

 

A veces con unas pocas preguntas que hagamos, sin incomodar y sin que esta tarea se convierta en un “interrogatorio” tedioso; bastarán para guiar en la orientación de una buena compra…

¿Sabe algo nuestro comprador sobre la aerografía…?
Esto nos permitirá conocer en forma inmediata si es un principiante o un conocedor al menos algo avezado en el tema.
Los primeros, son los que a mi juicio requerirán más atención, ya que confían en nuestra opinión y buen asesoramiento… importante a la hora de definir la venta ó no…. Los segundos, es mas probable que ya vengan con una idea pre establecida del producto a adquirir

Para quienes suponemos principiantes, será el momento de transmitir un mínimo de conocimientos y de mostrarles nuestras ofertas pero no en una cantidad que agobie al comprador.

También deberíamos conocer imprescindiblemente, ¿para que quiere nuestro cliente su aerógrafo?, ¿que quiere pintar con él… y en que rubro de la pintura se desarrollará?.
Esto tendrá que ver con el tipo de trazo que quiere preferentemente lograr y con la cantidad de pintura a usar…. “tipos y tamaños de recipientes del aerógrafo”.
Básicamente seguiremos la siguiente regla…. Si nuestro cliente prefiere trabajar en pequeñas superficies ó con motivos pequeños, necesitará de un aerógrafo de precisión y que ofrezca un espectro amplio de posibilidades para el pintado de detalles.

Un aerógrafo con boquillas y agujas intercambiables (ver artículos anteriores)                                                                                                                                                               nos permitirá trazos muy finos y delicados para por ejemplo la decoración de uñas ó el maquillaje.
El pintado de objetos pequeños con cambio de colores también necesitará seguramente de un aerógrafo con aquellos accesorios.

Si en cambio nos manifiesta que sólo necesita el aerógrafo para superficies grandes, muralismo por ejemplo ó solamente para fondear superficies… no necesitará algo con tanta precisión, un aerógrafo de un espectro de rociado mas amplio y con recipientes de mayor capacidad para la pintura.

Las marcas mas reconocidas del mercado como Baadger, Paasche ó Iwata proporcionan Kits completos que por traer varias agujas con sus respectivas boquillas, manguera y recipientes de pintura de diferentes capacidades nos permiten cubrir todas las de posibilidades de trabajo… desde trazos extremadamente finos hasta aspersiones de varios centímetros de ancho.

 

 

 

Para todos los “gustos”…

 

 

Con respecto a los recipientes de pintura, su ubicación en el cuerpo del aerógrafo y capacidades; vemos que las posibilidades son muchas y muy distintas.

 

 

Aerógrafos de gravedad.

 

 

Los aerógrafos que poseen un tanque de pintura en la parte superior de su cuerpo son los denominados “de gravedad” y los hay de gravedad superior ó lateral si el tanque estuviera sobre el cuerpo ó a un lado de este… en cuyo caso estará adosado al aerógrafo por medio de una terminación roscada… lo cual nos permitiría variar el ángulo de trabajo.

Los aerógrafos de “gravedad superior” tienen en la mayoría de los caso el recipiente de pintura “soldado” al cuerpo del aerógrafo, razón por la cual ante cualquier cambio de color debemos limpiar tanto el aerógrafo como al mismo recipiente de pintura.

También y en esta misma categoría (gravedad), algunos aerógrafos contienen la pintura en un pequeño espacio destinado para ello en el mismo cuerpo del aerógrafo (gravedad en el mismo cuerpo).

Son generalmente más pequeños en todo su conjunto y la carga de pintura no supera los 2 ó 2,5 centímetros cúbicos de capacidad. Han de ser entonces seguramente ideales para trabajos que requieran muy poco consumo de color.

 

 

Aerógrafos de succión.

 

Estos son así denominados por que la pintura es “succionada” (de abajo hacia arriba) para que pueda llegar al cuerpo del aerógrafo y ser expelida al exterior.

Los hay de succión lateral, en cuyo caso el tanque de pintura se encuentra a un lado del cuerpo del aerógrafo… y de succión inferior en donde el recipiente se encontrará exactamente en la parte inferior y central de dicho cuerpo.

Todos estos recipientes pueden variar en cuanto a su material de construcción según su fabricante…siendo su manufactura de metal, vidrió ó plástico.
También en cuanto a capacidad los hay para todos los gustos… desde copas metálicas muy pequeñas… hasta frascos con cargas importantes para mayor consumo de pintura sin necesidad de recargar el recipiente tantas veces.

 

Como vemos las posibilidades son muchas y muy variadas… aerógrafos de todos los tipos y para todos los gustos… carga por gravedad, succión, lateral, inferior, con recipientes visibles ó en el mismo cuerpo del aerógrafo.. fijos, desmontables, de metal de vidrio… en fin… todas las variables para todas las exigencias.

 

Las marcas más importantes del mercado, cubren todas las necesidades de los usuarios, incluyendo cantidad de accesorios que van desde mangueras de pvc,  tela, espiraladas ó lisas,… frascos de todas las medidas y materiales… acoples y niples para adaptar varios aerógrafos en una misma red de aire…. Adaptadores de roscas, acoples rápidos de aire, atriles apoya aerógrafos, plantillas, pinturas, líquidos limpiadores, films para enmascarar, filtros de aire, reguladores, compresores…. Todo.

 

Una industria en muchos casos “imponente” al servicio del usuario aerografísta.



Tenemos el aerógrafo… ahora ¿Qué nos falta..?

Algo muy importante… fundamental… sin el cual sería imposible el uso de nuestra herramienta, el suministro de aire.

Sabemos que nuestro aerógrafo necesita del auxilio de un suministro de aire para que funcione, ya que la pintura es expulsada del exterior del cuerpo del aerógrafo gracias a un flujo de aire impulsado a presión.

Seguramente también aquí nuestro cliente habrá de solicitar nuestro asesoramiento de modo tal que el gasto efectuado justifique la inversión.

Aquí también es importante conocer algunos datos sobre el uso y el habitad de trabajo ya que los compresores ruidosos en un departamento por ejemplo serían imposibles de hacerlos funcionar… no solamente por el ruido molesto, si no también por las vibraciones que podrían transmitirse a la mampostería del edificio molestando a nuestros vecinos.
Para estos casos recomendaremos los compresores que no hacen absolutamente nada de ruido… aquellos construidos con motores de refrigeración y de los cuales hemos hablado en nuestro primer artículo.

El mercado ofrece además compresores a diafragma ó a pistón pero sin tanque, necesariamente tienen que estar conectados a la red eléctrica constantemente mientras requiramos aire para trabajar por no poseer reserva de aire.

 

 

Tratamiento de las herramientas…

 

Una vez haber creídos que nuestra opinión ha orientado suficientemente a nuestro cliente para la decisión de su compra y que éste haya optado por adquirir algunas de las posibilidades ofrecidas,  debemos también darle nuestros conocimientos en cuanto al tratamiento adecuado de las herramientas.
Para ello sabemos que cualquier pintura es apta para ser colocada en el aerógrafo y que este funcione sin inconvenientes siempre y cuando tengamos la precaución de limpiarlo convenientemente cada vez que es utilizado.

Al principio de nuestra tarea, durante y sobre todo luego de su utilización, una limpieza “conciente”  nos asegurará su durabilidad y eficacia a la hora de trabajar.

No es necesario un desarme completo del aerógrafo haciendo que muchas de sus partes roscadas se vayan desgastando progresivamente…. Solo limpiaremos aquello que ha tenido la posibilidad de ensuciarse con pintura… no más.
La boquilla, el orificio de acople de los tanques de pintura, y el recorrido interno por donde se desliza la aguja.

Toda esta operatoria la haremos con el mismo diluyente que se usara para la dilución de la pintura… agua, trementina, aguarrás mineral, thiner… el que fuera…. Con un pincel embebido en estos diluyentes teniendo en cuenta que estos pinceles deberán ser de cerda rígida para su mejor acción limpiadora.

Se prestará atención muy cuidadosamente en que estos diluyentes no sean utilizados en los mecanismos de la válvula de aire, ya que estas suelen tener resortes, piezas de goma ó plástico que seguramente afectarán su posterior mecanismo y funcionamiento correcto.

Los resortes se partirán por oxidación y las válvulas de goma en contacto con diluyentes muy agresivos se agrandarán de tal forma que obstruirán el correcto funcionamiento de nuestra herramienta.

En este punto… el de la limpieza, es donde suelo especialmente detenerme con los alumnos de mis cursos para que tomen real conciencia de que el tiempo que nos tomamos en la limpieza del aerógrafo es tiempo ganado a la hora de ponerse manos a la obra a trabajar… menos dolores de cabeza… mas eficiencia y ahorro de tiempo.

En nuestras próximas entregas, nos iremos metiendo cada vez un poquito mas en este lúdico y apasionante mundo del Airbrush (pincel de aire).




 

 

 

 

 

IGNACIO OTERO

Cursos de aerografía personalizados y a distancia,
editados en CD ó vía Internet

www.miaerografo.com.ar

aerografía@sinectis.com.ar
Teléfono para consultas sobre esta nota: 011 4204-2243